Te has preguntado alguna vez…

¿Por qué tus relaciones interpersonales se acercan más al fracaso que al éxito?

¿Por qué lo que piensas no es lo qué transmites verbalmente?

¿Por qué la carencia de emociones afecta tu entorno profesional?

 

Por muy inverosímil que parezca hay una explicación médica y es que sufres de alexitimia. La alexitimia es un trastorno que imposibilita a la persona identificar y describir verbalmente sus propias emociones y sentimientos al igual que los demás. Las personas que sufren este trastorno no tienen la menor idea de lo que sienten y por lo tanto ignoran el sentir de las personas que los rodean. Los alexitímicos son sordos a las emociones y carecen de la sensibilidad necesaria para percatarse de las emociones que sus semejantes les están transmitiendo verbalmente. Ahora, tal vez te estés preguntando qué hacer si sufres del trastorno, cómo es que lo obtuviste y un sin número de interrogantes más, todas estas preguntas tienen respuesta, claro; pero todas comparten una en común: la falta de empatía.

La conciencia de uno mismo es el principio sobre el que se sostiene la empatía, ya que entre más conscientes sean las personas de sus propias emociones, mejor será su habilidad para comprender los sentimientos de los demás. Robert Rosenthal, psicólogo de la Universidad de Harvard, elaboró un test, denominado Perfil de Sensibilidad No Verbal (PSNV), para determinar el grado de empatía entre los hombres y mujeres. El test consistía en una serie de videos que muestran a una mujer joven expresando una gama amplia de sentimientos, desde los celos hasta la seducción. Lo único que se puede observar de la mujer son sus movimientos corporales, ya que los videos fueron editados para ocultar la comunicación verbal y no verbal, es decir, el tono de voz, los gestos, etc., a excepción de su expresión facial para ofrecer pistas acerca de su estado emocional.

La investigación reveló que las mujeres son más empáticas que los hombres, éstas cuentan con mayor cantidad de fibras de interconexión, dicho de otra manera, su cerebro derecho siente las emociones y el izquierdo las reconoce y las nombra, demostrando así, una mayor estabilidad emocional que ellos; según diferentes estadísticas, la alexitimia afecta entre el 8% y 10% de la población masculina. Pero, ¿por qué les afecta más a ellos? Una razón son las fibras de interconexión y otra, en donde se empieza a originar la empatía, en otras palabras, la temprana infancia. Cuando los bebés nacen tienen su primer acercamiento con la empatía, al escuchar el llanto de otro bebé y experimentan una angustia empática; a esto se le denominó imitación motriz, la capacidad de experimentar los trastornos emocionales ajenos. En este punto, comienza el proceso evolutivo que determinará si un hombre será aleximítico o no.

A medida que los niños crecen y se convierten en hombres habrán manifestado las diferencias en el desarrollo de sus emociones y sentimientos, unos se muestran conscientes de éstas, mientras que otros las ignoran por completo. En gran parte debido a la educación que los padres le proporcionaron a sus hijos; la educación que recibieron fue con base a la toma de conciencia del daño que su conducta puede causar a otras personas, lo cual les permitió desarrollar un amplio repertorio de respuestas empáticas, especialmente a la hora de brindar ayuda a otros.

Además de la imitación motriz, la sintonía emocional ayuda al hombre a desarrollar la sensación de que los demás puedan y quieran compartir sus sentimientos, es decir, la sintonización le ayudará en su vida personal y profesional, ya que sus emociones serán captadas, aceptadas y correspondidas con empatía. Sin embargo, el coste de la falta de sintonía emocional deriva en la desavenencia de las emociones y desmoronamiento del repertorio de sus relaciones interpersonales.

Dándole un enfoque más profesional, la empatía en las  relaciones interpersonales juega un papel importantísimo en las empresas, ya que se requiere un nivel aceptable de comunicación, cooperación e identificación entre los miembros de una organización. La empatía puede influir de manera positiva en una empresa, resultando beneficioso para sus diversas áreas, por nombrar algunas, el ambiente laboral, la productividad, la atención al cliente, el trabajo en equipo entre otras. Por ende ser empático es sinónimo de ser exitoso en el ambiente laboral; es de vital importancia expresar e identificar tus propias emociones y la de tus semejantes para alcanzar el éxito.

Entonces, ¿estás listo para romper ese silencio emocional y expresar tus emociones y sentimientos para convertirte en un profesionista exitoso? O ¿ser un líder capaz de dirigir a un grupo de personas para lograr los objetivos empresariales establecidos?

¿Estás listo para romper el silencio?

Haz nuestro test de inteligencia emocional para profesionistas, en este test conocerás las siguientes características de ti mismo:

 

Habilidades de comunicación Evaluar lo dicho

Libertad de prejuicios

Manejo del rechazo

Sentido del tiempo

Entendimiento de la Actitud

Habilidades interpersonales Actitud hacia los demás

Libertad de prejuicios

Expectativas realistas

Delegación del control

Autoconciencia Autoevaluación

Confianza en sí mismo

Autodirección

Autoestima

Autodirección Manejo del estrés

Responsabilidad personal

Fijarse metas personales realistas Autoevaluación

Confianza en sí mismo

Autocontrol

Autodisciplina y sentido del deber

Conciencia social Actitud hacia los demás

Punto de vista empático

Libertad de prejuicios

Expectativas realistas

Delegación del control

Habilidades sociales Desarrollar a otros

Flexibilidad

Dirección de otros

Delegación del control

 

 

¡Tú decides!

Nuestros programas personalizados están diseñados para tomar tus habilidades y mejorarlas.